El primer test de inteligencia

Psicología El primer test de inteligencia

Si bien Francis Galton pasará a la historia, entre otras cosas, por su curiosa debilidad por las mediciones, no será él quien invente el primer test de inteligencia.

En 1904, el Ministerio de Instrucción Pública de Francia decide implementar alguna técnica que permita detectar a los niños que fracasan en las escuelas, para poder derivarlos a un circuito de educación especial. Para ello nombra una comisión que se encarga de diseñar un instrumento adecuado a tal fin, en la que están los doctores Alfred Binet (1857-1911) y Théodore Simon (1873-1961). Ambos son los creadores, en 1905, del primer test de inteligencia: La célebre Escala de inteligencia de Binet-Simon.

El primer test de inteligencia Binet Simon Galton Escala de inteligencia edad mental cociente de inteligencia
El primer test de inteligencia

La escala consiste en un conjunto de treinta pruebas de dificultad creciente, y se parte de la idea de que mientras más pruebas resuelve exitosamente el niño, más inteligente es.

En 1908, Binet decide distinguir ya no solo entre niños “normales” y niños “deficientes”, sino que intenta identificar también distingos niveles de inteligencia. Crea así la noción de “edad mental”.

El niño comienza a resolver tareas correspondientes a su edad, y sigue con otras más difíciles. Según el máximo nivel alcanzado en la resolución de las tareas, será su edad mental. Años más tarde, este valor, dividido por la edad cronológica del niño, será el denominado cociente de inteligencia o CI.

El primer test de inteligencia Binet Simon Galton Escala de inteligencia edad mental cociente de inteligencia 2
El primer test de inteligencia

El CI no es un invento de Binet, sino de sus sucesores. Binet se opone a su uso, ya que considera que no es correcto simplificar en una sola cifra algo de naturaleza tan compleja como la inteligencia. Sospecha que el uso indiscriminado de las pruebas de inteligencia puede ser peligroso. Teme que sus pruebas, en lugar de ser una guía para mejorar la educación de los niños, se convierta en una forma sencilla y fácil de rotular negativamente a las personas.